El amor que olvidamos

tumblr_static_tumblr_lgt0kex8tc1qf7enho1_500

Por: Nilena Marín Calvo / motivamerica@gmail.com

“Amor”, una pequeña palabra que involucra un sinfín de sentimientos. Sabemos y entendemos que el amor  es entrega, cariño, comprensión, tolerancia, respeto, bienestar, etc., etc., etc. Pero más allá de todo esto,  el amor es una energía que nos une a distintos seres. Cuando hablo de esa “energía”, cabe mencionar todo lo que  implica, me refiero  a la conexión que tenemos con los demás, como el amor maternal, paternal, de hermanos, de familia,  de amigos y de pareja. También existe el amor a lo que hacemos o como por ejemplo el amor a la naturaleza o a  la vida misma. Hay un tipo de amor que es importante y nunca estamos atentos de él. Hay un amor que es incondicional, que es duradero y que nunca te va a fallar. Ese amor está completamente loco por nosotros, ese amor es simple y sencillamente el “Amor a nosotros mismos”.  A todos nos pasa, estamos tan pendientes de recibir afecto de los demás, que nos perdemos de disfrutarnos, de comprender lo grandes que somos, lo luchadores, los echa’os pa´lante, (como se dice a lo buen panameño) y lo extraordinarios que nos vemos cuando logramos lo que queremos. Amarse a uno mismo no es vanidad, es estar claros de  nuestras virtudes, talentos y gracias. Es saber que tenemos algo que aportar en este mundo, es sentirse seguros en momentos difíciles y de adversidad.  El amor a nosotros mismos tiene diferentes elementos que son muy importantes mencionar

Buena Salud: cuando nos amamos, estamos conscientes de que nuestra salud importa. Cuidar nuestra mente y cuerpo es primordial en nuestra vida. Sabemos que sin la salud no podemos conseguir nuestros objetivos.  Una buena salud nos ayudará a vivir de manera tranquila, con plenitud y paz.

Respeto: cuando estamos locamente enamorados de nosotros mismos,  entendemos en cada momento que debemos ser respetados, que no podemos recibir ningún tipo de insulto, golpes o que sencillamente no aceptamos ningún tipo de maltrato ya sea físico o emocional. Respetarse a uno mismo es saber que merecemos más de lo que estamos recibiendo.

Tiempo: muchas veces decimos “No tengo tiempo para mí”, esto es un error catastrófico. Siempre debemos encontrar un huequito en nuestro horario para consentirnos, para hacer algún deporte, algún curso o tan sólo hacer algo que nos llene y nos tranquilice, que nos desconecte de lo rutinario y nos haga sentir mejor. Cuando nos amamos sabemos que  “YO” importo, y no es cuestión de ser egoísta sino de pensar en nosotros.

Dignidad: ¿Quién no ha sufrido por amor? El que diga que no, es un mentiroso. Cuando sufrimos una ruptura nos sentimos tan tristes y decepcionados  que sólo vemos el lado  negativo de las cosas. Sentimos que sin el otro no podemos vivir,  nos estancamos en esa situación y llegamos a un punto de “ruego” para regresar junto a esa persona. Cuando nos amamos estamos claros de que el que quiere estar con nosotros  hará lo imposible por estarlo, sin excusas ni cuentos. Y si no sucede esto, nos retiramos dignamente y sabemos que mejores cosas vendrán.

Talento: encuentra ese talento, eso que sabes que eres bueno, desarróllalo y no lo dejes escondido. Estoy segura que sabes que tienes una luz que anhela regalarte su brillo. Cuando descubrimos ese talento nos sentimos orgullosos de nosotros mismos y llenos de satisfacción.

En fin, el amor a nosotros mismos es la clave para vivir con felicidad y armonía, es el equilibrio que necesitamos para sobrevivir todas las batallas que se nos presentan en la vida.  No lo dudes más y ve todo lo bueno que hay en ti, valora ese potencial que posees, desarrolla tus talentos, aprende, vive al máximo y así conocerás a esa persona increíble que hay en ti.

Anuncios