África

20160319_120207-1Decidí visitar el continente africano desde el año 2015.  Fue algo mágico, fue un pensamiento que pasó por mi mente y se unió con mis ganas de celebrar de manera diferente mis 33 años. Investigando y conversando con mi hermana,  conocí a las hermanas de la “Pequeña familia de María”, religiosas panameñas quienes están en misión en Natitingou, Benín, África. No dudo ni un segundo en contactarlas para que me contaran en detalle todo lo que tenía que hacer para lograr esta maravillosa experiencia.

Y así fue, en enero 2016 compré mi boleto aéreo con destino a Cotonou, Benín para cumplir esta misión y sueño de compartir con las comunidades africanas, amor y experiencias.

Estambul

Para llegar a Cotonou tuve que hacer escala en Estambul, Turquía.  Allí aproveché para salir al centro de la ciudad y poder tomar algunas fotos de la Mezquita Azul.  Este templo islámico es uno de los más importantes de la ciudad y es visitado constantemente por turistas.  Antes de llegar a la mezquita, decidí desayunar en una cafetería cerca y poder degustar de un exquisito té turco.

20160314_072141

20160314_075423.jpg

20160314_081251.jpg

Luego de visitar la mezquita, pude tomar algunas fotos del centro de la ciudad y de los hermosos jardines. Después de un rato, veo el reloj y ya es hora de regresar al aeropuerto de Ataturk para tomar mi vuelo a Cotonou.

Benín

Son las 9:30 p.m. del 14 de marzo y llego  a mi destino, Cotonou. Me espera la hermana Gema y el chófer Euloge. El vuelo de siete horas me dejó un poco cansada pero feliz porque inicia mi gran aventura.  Esa noche decidimos quedarnos en la ciudad para al día siguiente tomar un bus de 8 horas rumbo a nuestro destino final, Natitingou.

El trayecto en bus fue genial, pude observar en vivo y en directo escenas reales ( y no de televisión)  de como son los pueblos en África. Caminos de tierra, mucho polvo y mujeres muy fuertes cargando miles de cosas en sus cabezas. Fue impresionante ver todo lo que venden en las calles, comidas, bebidas, carbón , gasolina y entre otros.

20160315_090556

 Llegamos a Natitingou a eso de las 3:15 p.m. Estaba muy ansiosa por conocer cada detalle del pueblo y poder compartir con sus gente. Al llegar a la casa de las monjas, puede conocerlas y conversar con ellas sobre el trayecto y viaje para llegar hasta allí. Me ofrecieron un delicioso almuerzo y una grata bienvenida. Ese día decido descansar para prepararme y recibir al día siguiente mis 33 años y poder disfrutar de la magia que ofrece África.

Mis 33

16 de marzo de 2016, llego a mi 33 años. Llena de salud y alegría. Eternamente agradecida con la vida por brindarme momentos buenos y malos, al final todo es aprendizaje.

Ese día tan especial, visitamos el centro de nutrición de niños en el hospital de Natitingou. De inmediato, inicio a compartir con los niños. Los veo sanos y  mejor, gracias al personal que trabaja en el centro. Hacen un trabajo excelente. Allí conocí a Victor, Fidel y a mi querido Vincent, le digo querido porque, fue amor a primera vista. Vincent es un bebé de seis meses que llegó al centro con problemas de desnutrición. Ahora está mucho mejor, con brillo en sus ojos y lleno de vida.

IMG_20160316_125432

 Después de compartir con los niños en el centro de nutrición, pude saludar a unas chicas “Peul” que son una comunidad nómada ganadera. Los hombres cuidan las vacas y las mujeres se dedican a la producción y venta  de queso. Las mujeres “peul” son hermosas. Usan collares y ropa muy colorida.

20160316_123041[1]

Paseo en Moto

Jimena, es una monja de la pequeña familia de María de 25 años. Ella es la única hermana africana de la congregación. Es una chica con un lindo corazón y llena de alegría. Actualmente está en su periodo de preparación para convertirse en  religiosa formalmente. El día de mi cumpleaños, me llevó al centro de Natitingou en su moto. El paseo fue emocionante. Pasamos por caminos de tierra y de cemento. La moto, es el medio de transporte principal en Benín.  Tenía muchos años de no montarme en una. La experiencia fue de libertad y felicidad.

20160316_111127

20160316_103322

Pendjari

Visitar el parque Pendjari fue una experiencia maravillosa. Amo conocer y explorar  la fauna y flora así que, no tenía dudas de que la pasaría muy bien. Al llegar al parque, nos dijeron que podíamos ir en la parte de arriba del auto, colocaron un colchón y así inició mi aventura.

P1150065

 

El antílope fue el primer animal que pudimos observar. Luego vimos monos que subían y bajaban entren los árboles.

El encuentro con los elefantes fue mágico. Los vimos justo adelante de nosotros. Era una manada donde vimos a dos pequeños elefantes alimentándose con la leche de sus madres.

2016-03-19 09.47.59.jpg

2016-03-19 09.52.37.jpg

Otros animales que pudimos ver fueron: aves, búfalos, jabalíes, hipopótamos y hasta al más temido de todos, el león. Estábamos con la expectativa si lo veríamos o no. Pero en efecto, lo vimos. Un mono posado en un árbol fue el vocero de este momento. El mono no paraba de gritar y nos preguntamos: ¿Qué nos quiere decir el mono?  Y justo a unos pasos se encontraba él, el rey de la selva, tranquilamente caminaba y al mirar al otro lado, un poco más lejos y difícil de apreciar, estaba ella,  la leona, en busca de alguna presa para su león.

2016-03-18 17.23.48

La “Batue” y los”Peul”

Los “peul” son una comunidad nómada de Benín. Los hombres se dedican a la ganadería y las mujeres a la producción y venta de queso y adicional, de realizar las tareas domésticas como:cocinar, lavar en el río y atender a los niños.  La casa de los “peul” son de paja en forma de triángulo y son instaladas en alguna parcela alejados de los pueblos. Compartir con los niños “peul” fue una experiencia inolvidable. Jugamos y nos divertimos mucho. Les encantaba verse en la cámara, sonreír y llamarme “batue” que en su lengua significa “la blanca”.

20160320_184234

20160320_181114

20160320_184453

Continuará…

Dale click al vídeo con el resumen de mi experiencia: ÁFRICA / MOTIVAMERICA

 

Anuncios